Amazonas.


Especialistas en viajes a Brasil.


El Amazonas tiene una superficie total de 1.558.987 kilómetros cuadrados y el acceso a la región se efectúa principalmente por vía fluvial o aérea. El clima es ecuatorial húmedo y la humedad relativa es de alrededor del 80%.
El Estado tiene dos estaciones climáticas bien definidas: la estación de las lluvias (invierno) y la estación seca o con lluvias menos frecuentes (verano). En el Amazonas que se encuentran los puntos más elevados del Brasil: El Pico de la Neblina y el pico 31 de Marzo, ambos en la frontera.
Esta zona tiene la mayor red hidrográfica del planeta. El Amazonas es conocido como el mayor río del mundo en volumen de agua. El nombre “Amazonas” es de origen indígena, viene de la palabra amassunu, que significa “ruido de aguas, agua que retumba”.
El Estado de la floresta fue descubierto durante una expedición española, en 1541. Los relatos hablan de una tierra fértil en mitos, fantasías y bellezas naturales. Después de tantas aventuras, la región acabó quedando abandonada y cayó en el olvido, hasta que los religiosos Domingos de Brieba y Andrés Toledo, realizaron una nueva expedición, bajando el Río Amazonas, y despertando el interés de otros capitanes portugueses.
Quien tomó el puesto de máxima responsabilidad fue Pedro Teixeira. Este viaje, con destino a los confines de la Amazonia, fue realizada en 1637. La extensión era enorme: iba desde la desembocadura del Río Amazonas hasta la provincia de Quito y desde los altiplanos de las Guianas hasta la Cuenca del Mamoré-Guaporé.
Este territorio dista muchísimo de considerarse plenamente explorado y concentra más selva tropical y más población indígena que ningún otro en todo el país.
En las tres décadas de gran riqueza (1890-1910) proporcionada por el caucho, el Estado mantuvo contacto comercial y cultural con todas las partes del mundo, Por ser la capital, Manaus fue la ciudad más beneficiada, y se la llamó el “París de los Trópicos”.
En 1967, la creación de la Zona Franca de Manaus señaló una nueva etapa de prosperidad, con la instalación del comercio de productos importados y del Distrito Industrial. En la industria destacan los sectores electrónico, óptico, relojero y joyero y, más recientemente, de informática.
A partir de los años 90, el interés mundial con relación a la preservación del medio ambiente y el nuevo orden económico brasileño hicieron que Manaus vuelva sus atenciones al desarrollo de su potencial turístico.
El turista que visita el Amazonas tiene la oportunidad de conocer los misterios de la selva tropical, a través de guías entrenados que le permiten conocer y valorar la importancia de la selva tropical y de los habitantes que en ella viven.
El ecoturismo en el Estado forma parte de los servicios ofrecidos: programas en barco, pernoctes en hoteles de selva y paseos por la floresta. Resulta interesante el “Encuentro de las Aguas”, fenómeno que tiene lugar, aproximadamente, a 10 km de Manaus. Las aguas oscuras del Río Negro se encuentran con las aguas café con leche del río Solimoes. Corren lado a lado, sin mezclarse, por una extensión de seis kilómetros; luego, juntos, forman el Río Amazonas. Un capricho de la naturaleza muy apreciado por los turistas.
La explicación del fenómeno es la diferencia de densidad, temperatura y velocidad de los afluentes. Si hay suerte, se pueden ver algunos delfines Tucuxi y delfines rosados.
Por supuesto, la prioridad de muchos visitantes es el acceso a la selva. Las posibilidades son variadas: desde una excursión de un día a una estancia corta en un confortable refugio, pasando por viajes de varias semanas en alojamientos más sencillos, acampando en plena selva o a bordo de una embarcación.
Entre las actividades a realizar destacan: pesca de pirañas, paseos por la selva con explicación de flora y fauna, visita a hogares “caboclos” (familias de ascendencia mixta que habitan junto al río) y avistamiento de delfines de agua dulce y aves.
LLámanos ahora