Chapada Diamantina.


Especialistas en viajes a Brasil.


La Chapada Diamantina encanta a los visitantes con sus maravillosos paisajes mientras provee una gran variedad de posibilidades para realizar deportes de aventura.
Superficie:
1.500 km²
Distancia de Salvador de Bahía:
400 km
El Parque fue creado en 1885 para proteger el área de los casi 200 años de explotación de diamantes y oro. Alberga una gran variedad de flora y fauna, y tiene impresionantes vistas sobre acantilados, cataratas, ríos de aguas cristalinas y una red de senderos sin fin.
La Chapada Diamantina lleva ese nombre porque antiguamente buscadores de piedras preciosas, en especial, de diamantes, se acercaban a esa zona en busca del preciado tesoro.
Para los que llegan por primera vez, se trata de una ciudad como otra cualquiera, pero para aquellos viajeros que tienen una mirada diferente van descubriendo a cada paso su magia, su encanto, su gente tan serena. Grutas, cavernas, cañón, cascadas, valles profundos, un gran silencio. En un escenario de rocas, salpicado de verdes, en el corazón de Bahía, se encuentra la cascada más alta de Brasil y hace que este paraje sea un lugar muy especial, enigmático y energético.
La Chapada Diamantina esta formada por varios pueblos enigmáticos. Lencois está considerada la capital de la Chapada Diamantina. Un microclima con temperaturas muy agradables hace brotar en sus sierras y valles una colorida guirnalda vegetal: bromelias, orquídeas, siempre vivas, especies únicas en el mundo y muchas de ellas no clasificadas por los científicos son las sorpresas que aguardan en este Parque Nacional.
En la Chapada están los tres picos más altos del Estado de Bahía: El Pico de las Almas, de 1958m, el Pico Itobira, de 1970m, y el Barbados, con 2080m. También en esta región está la Cascada de la Fumaca con sus 420 metros de caída libre.
Hacer turismo en la Chapada Diamantina implica una conciencia ecológica; es imprescindible respetar la naturaleza y contribuir a la preservación de la flora y fauna no adquiriendo nunca plantas o animales silvestres. La subida al Morro del Pái Ignacio (Padre Ignacio) es el más famoso de la Chapada y no presenta dificultades; si bien cuenta la leyenda que la subida puede provocar risas compulsivas ...
Otra región de la Chapada es Vale do Capão, un pequeño pueblo de apenas unas manzanas de tierra, rodeado de sierras, donde se practica el turismo ecológico, místico y esotérico. Muchas personas se han instalado allí en busca de la serenidad interior, creando aldeas ecológicas donde el turista puede alojarse. Este lugar es un punto de encuentro donde cada domingo hombres y mujeres se concentran en la plaza principal danzando Capoeira, danza típica del norte de Brasi, usada por los esclavos africanos para comunicarse y defenderse.
Uno de las mayores atractivos de la chapada son las grutas subterráneas con aguas cristalinas. El más conocido es el pozo encantado o pozo azul. De marzo a diciembre, un rayo de sol entra en la gruta por una abertura iluminando el fondo a 60 metros de profundidad, pudiendo observarse una increíble variedad de tonos azules.
LLámanos ahora