Carnaval de Negros y Blancos.


Especialistas en viajes a Colombia.


El Carnaval de Negros y Blancos que se realiza en Pasto, entre los días 3 y 6 de enero, muestra cómo las distintas etnias se expresan a través de una fiesta que es considerada Patrimonio Cultural de la Nación. Sin duda alguna, el Carnaval de Negros y Blancos es una de las tradiciones colombianas populares más ricas en manifestaciones artísticas. Además, de música y danza, sobresale la maestría de los artesanos que se encargan de elaborar voluminosas carrozas, que representan la magia de las leyendas populares, la irreverente burla a los personajes de la cotidianidad o simplemente la fantasía e imaginación artística. El Carnaval es a su vez un espacio donde la timidez propia del nariñense se convierte en amable espontaneidad: el 5 de enero se juega a los negros con la "pintica" en el rostro de propios y extraños, recordando los tiempos de la esclavitud cuando la corona española permitió un día de libertad para los negros y al día siguiente, se juega a los blancos, bajo una lluvia de talcos perfumados precediendo la lenta marcha de las carrozas, al son de las comparsas de las ñapangas, como cariñosamente se les llama a las campesinas. Comparsas que van acompañadas del Indoamericanto, un grupo de mil músicos con trajes confeccionados cada año para el desfile, con sus zampoñas, quenas y flautas. La puesta en escena tiene personajes como la "Michita Linda", que es la misma Virgen de las Mercedes; la familia Castañeda, que son los visitantes; Pericles Carnaval, la máxima autoridad del Carnaval bajo cuyo mandato sólo la alegría y el goce es de obligatorio cumplimiento para el pueblo; las fastuosas carrozas y por supuesto, los negros con sus currulaos, marimbas y tambores, y los blancos y mestizos con todo el esplendor del sonido de sus quenas y flautas. El escritor Salvador Profano se refirió al Carnaval de Negros y Blancos de la siguiente manera: "He conocido otras fiestas, pero los carnavales de blancos y negros son indelebles y se incrustan en la memoria. Lo que más recuerdo son los olores del carnaval: la noche de los años viejos está saturada de pólvora y de fuego. Los primeros días de enero huelen a campo, a licor, a flores, a muchachas. El 5 a negrura, a cosmético, a sudor compartido. El 6, abunda el aroma de talco, de anís, de atmósfera callejera. Son los olores los que preceden a los colores, a los sonidos, a los ritmos. Claro, el tiempo del carnaval es excepcional y revela las raíces del regocijo colectivo. Es un sueño, un espacio para el goce y la reconciliación con la vida. Por eso, cuando se visita Pasto y se conocen las virtudes de la fiesta, resulta difícil marcharse de manera definitiva." En la Plazoleta de San Francisco en Cali comenzará la ruta de las razas andinas, un espectáculo lleno de recuerdos que transportan al viajeros a la época de la colonia, para desembocar en el pintoresco carnaval de Blancos y Negros, en San Juan de Pasto. A su vez, tiene lugar la disputa del premio al barrio mejor iluminado de la ciudad, evento que termina con una gran fiesta a las 11 de la noche. El 3 de enero es el desfile de carnavalito, como homenaje al Día de la Infancia y de la Juventud y en la noche se dan conciertos de música en vivo. Nariño espera a sus turistas nacionales y extranjeros a que además degusten su más deliciosa cocina. Sus platos típicos son el hervido, el locro y los dulces de la región, entre los que se destaca el famoso "helado de paila".
LLámanos ahora