Coca, Puerto Francisco de Orellana.


Especialistas en viajes a Ecuador.


Capital de la provincia de Orellana, su nombre oficial no es Coca, sino Puerto Francisco de Orellana. Es la provincia más joven del país (1999). Entre sus riquezas se encuentra el petróleo y la madera, además de bellos paisajes, flora y fauna. Sus habitantes nativos pertenecen principalmente a las nacionalidades Huaorani, Schuar y Quichua. Su territorio tiene una extensión de 20.652 km2 y predomina el clima, selvático tropical, con abundantes lluvias y humedad.
Situada en la confluencia de los ríos Napo y Coca, fue refundada hace 45 años después de una inundación; históricamente, esta pequeña ciudad lleva el nombre del descubridor del río Amazonas porque se cree que Francisco de Orellana navegó por este sector y llegó hasta el río Marañón.
A los indígenas oriundos de zonas aledañas, los Tagaieris o Sachas, se les conocen como Coca's, porque antiguamente iban al lugar a realizar sus rituales curativos con las hojas de coca masticadas. Algunos afirman que los primeros colonos la fundaron con ese sobrenombre a finales del siglo XVIII, tras encontrar plantas silvestres en las orillas del río Napo, cerca de donde ahora se asienta la población.
Calurosa y llena de colorido, San Francisco de Orellana, refleja en sus contadas calles llenas de comerciantes la amalgama ecuatoriana. Es normal observar otavaleños con sus artesanías o a esmeraldeños con su anillo de cocadas; mientras lojanos, orenses y manabitas se confunden en las aceras de la ciudad a la que llegaron buscando mejorar su vida con el `boom' petrolero. Todos ellos constituyen una población colonizadora, pues los nativos decidieron refugiarse en el interior de la selva huyendo de las petroleras. Ironías del destino, los colonos tampoco se beneficiaron del petróleo y en su mayoría, apenas subsisten con lo poco que producen en sus parcelas o del comercio.
Desde este puerto, atravesando el río Napo y recorriendo una fantástica ruta llena de vegetación y con el sonido de fondo de los animales de la selva, se llega hasta Iquitos en Perú, Puerto Leticia en Colombia, Tabatinga, Manaos y Puerto Belén en Brasil, hasta conectarse con el Océano Atlántico.
LLámanos ahora