Viajes a Guatemala.



Guatemala, del náhuatl: Coactimaltlan: "Territorio muy arbolado", o "País de muchos bosques", es un destino turístico poco habitual que satisface incluso al viajero más experimentado proporcionándole experiencias inolvidables, pues la vida de sus gentes se sigue pareciendo a la que llevaban sus antepasados antes de la llegada de los europeos y sus paisajes son de una belleza sin igual.

El país se ubica al sur de México y al oeste de Honduras y El Salvador, justo en el centro del continente americano. Cuenta con más de 11.000.000 habitantes e incluye 22 etnias mayas, junto con la población ladina (mestiza) y una comunidad garifuna (de caribes negros). Su idioma oficial es el español, sin embargo se hablan 23 idiomas adicionales, 21 de origen maya, 1 garifuna y 1 xinca. El clima es cálido en las costas y valles y templado en las tierras más elevadas. La moneda es el quetzal. El quetzal es también el ave nacional de Guatemala, símbolo de libertad.

Arqueología precolombina, arte colonial español, artesanías, Caribe, mercados coloridos, fiestas patronales, garifunas, lagos, manglares, mundo maya, Océano Pacífico, paisajes de montaña, procesiones, pueblos indígenas, selva tropical, Semana Santa, trajes y textiles ancestrales, tradiciones, volcanes, ... esto es solamente un pequeño resumen del patrimonio cultural y natural que ofrece este maravilloso país.

Puedes descubrir el altiplano indígena: a lo largo de la cordillera, desde las orillas del lago de Atitlán hasta los volcanes de Quetzaltenango, pasando por los mercados de Chichicastenango, San Francisco El Alto, Zunil, Almolonga y Totonicapán. Antes de volar a Tikal, habría que perderse por las calles de La Antigua, que fue capital de la Capitanía General de Guatemala. Y en el camino de regreso, lo mejor es tomarse un descanso en la costa del Caribe, en Livingston o en la bahía de Amatique.

Si se dispone de más tiempo, resulta obligado visitar Ceibal y Aguateca, inmersos en la selva tropical del Petén; Quiriguá, donde se encuentran las estelas mayas más altas; y Copán, en Honduras: obras maestras de la escultura. Y también la costa del Pacífico: Nebaj, Cobán, Rio Dulce, Yaxchilán, Yaxhá, extensiones a Belice, Honduras, la famosa Ruta Maya Guatemala – Mexico...

Su incomparable geografía permite al viajero dar paseos a pie o en bicicleta, en coche, a caballo, así como bucear o hacer travesías en canoa tanto como le apetezca.

Pero lo más cautivador de este país son sus gentes que con su carácter amistoso y servicial convierten a Guatemala en un sitio muy especial.

Rellena este formulario si estás interesado en viajar a Guatemala con nosotros.

Países a visitar*

Número de viajeros*


Fecha de inicio del viaje*

Número de días*

Presupuesto aproximado*

Comentarios

Nombre*

E-Mail*

Teléfono*

*Campos obligatorios

Destinos a destacar en Guatemala.

ANTIGUA GUATEMALA:

Antigua de Guatemala conserva el porte señorial de las ciudades de la época de la conquista en una tierra con un indiscutible carácter indígena. Antes fue Iximché, capital cakchiquel, en territorio indígena del altiplano guatemalteco, y después nombrada primera capital de Guatemala con el nombre de Santiago de Los Caballeros por Don Pedro de Alvarado en el siglo XVI. A partir del siglo XVIII hasta hoy se conoce como Antigua de Guatemala, pasando a ser la segunda ciudad más importante del país después de la actual capital, Ciudad de Guatemala. Antigua, con sus calles adoquinadas, sus buganvillas brotando entre las ruinas y sus edificios de color pastel y tejados terracota, es una de las ciudades más antiguas y bellas de la América hispana, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Se encuentra entre tres imponentes volcanes: Agua (3.766 m), Fuego (3.763 m) y Acatenango (3.976 m). Museos, monasterios, mansiones, iglesias, conventos coloniales, coloridos mercados de artesanías y de fruta, buenos restaurantes, posadas con encanto, excursiones a pie, a caballo y en bicicleta, ascensiones a los volcanes, visita a haciendas cafetaleras y lo más importante: gente amistosa y servicial. Todo esto y mucho más lo podréis encontrar en este inigualable destino. Uno de los mejores momentos para visitar Antigua es la Semana Santa, y especialmente el Viernes Santo, aunque evidentemente ésta es la época de más ajetreo en la ciudad. Mayo, junio, septiembre y octubre son meses algo más tranquilos.
MERCADO DE CHICHICASTENANGO:

El tianguis o mercado indígena es un lugar de compra- venta pero también es un punto de intensa relación social, donde reencontrarse con familiares, amigos y conocidos. La gente acude a resolver asuntos, rogar al santo patrón, conocer los edictos de la presidencia municipal, informarse de las próximas fiestas religiosas... Además, los mercaderes son portadores de noticias “de fuera”, así como divulgadores de los chismes que circulan en las comunidades cercanas. Antiguamente llamada Chaviar, Chicicastenango era, mucho antes de la conquista española, una importante ciudad comercial cakchiquel. Actualmente esta ciudad no ha perdido su importancia comercial: celebra día de mercado los jueves y domingos atrayendo a cantidad de indígenas que vienen a Chichicastenango a vender sus productos artesanales haciendo de este mercado el más importante en su género. Una particularidad de esta ciudad del altiplano guatemalteco es su intenso espíritu religioso que mezcla ritos católicos con los tradicionales indígenas. Sin lugar a dudas los mejores días para visitar la ciudad son los jueves o domingos. Y, si se tiene la oportunidad, la semana de su fiesta patronal, del 13 al 21 de diciembre; las fiestas se alargan hasta el 6 de enero.
LAGO DE ATITLÁN:

Uno de los escenarios más atractivos del sur de Guatemala, icono de la belleza natural del país. Cada pueblo indígena de los 14 que rodean este hermoso y místico lago tiene una particular forma de vida. Esto se ha debido a los diferentes momentos en que se asentaron y a las diferentes necesidades que la topografía exigía. Santiago de Atitlán, San Pedro La Laguna, San Antonio Palopó, San Marcos y Santa Catalina son algunas de estas aldeas ubicadas a orillas del lago. Los mercados de esta región mezclan los productos agrícolas y artesanales de todas las comunidades indígenas. La vertiente sur del lago está flanqueada por tres volcanes que superan los tres mil metros de altitud. Caminatas, paseos en bicicleta o excursiones en barca son parte de las numerosas actividades que ofrece la región.
LIVINGSTON:

Ciudad guatemalteca asomada al Mar Caribe, Livingston se diferencia del resto del país por su cultura y sus ritmos caribeños. La población de Livingston disfruta del tranquilo estilo de vida beliceño, con sus cocoteros, sus edificios pintados de alegres colores y una economía basada en la pesca y el turismo. Es el único departamento donde hay población garifuna. Los garifunas guatemaltecos, hondureños, nicaragüenses y del sur de Belice tienen sus raíces en la caribeña isla de San Vicente, en la que los esclavos africanos se mezclaron con los indígenas del Caribe a partir del siglo XVII. La lengua garifuna es una mezcla de lenguas caribeñas y africanas con un toque de francés. Muy interesantes resultan los alrededores del Río Dulce. Desde el Castillo de San Felipe, al final del lago de Izabal hasta su encuentro con el mar, se podrá disfrutar de un conjunto de parajes de extraordinaria belleza aptos también para la práctica de actividades de aventuras. La navegación por el Río Dulce resulta más que recomendable. Entre el ardiente sol del trópico, la brisa de la costa y la tórrida humedad caribeña, Livinston concentra la esencia de esta región.
TIKAL:

Conjunto arqueológico que concentra más de cuatro mil construcciones mayas, situado en plena selva del Petén. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, El Parque Nacional de Tikal se encuentra en una zona protegida de 576 km2, en plena selva del Petén, en el norte del país. El Petén es considerado la cuna de la gran cultura maya: Además de Tikal hay otros grandes centros arqueológicos como Río Azul, Mundo Perdido, Uaxactún, Piedras Negras, Yaxchilán, El Naranjo, Ceibal y muchos más. Tikal fue ciudad sagrada y la urbe más grande de los mayas. La región posee, además, incontables bellezas naturales como las grutas de Jobtzinaj, el lago de Petén Itza, la Laguna de Yaxja y otras lagunas menores pero también de gran belleza. Otra mención merecen los cristalinos ríos que serpentean por toda la selva virgen que aún existe en este verde departamento. El área central de la ciudad de Tikal llegó a ocupar una extensión de 16 km2 y poseía más de 4000 estructuras entre templos, plazas, centros ceremoniales, juegos de pelota, plataformas, complejos habitacionales,... Los mayas empezaron a construir Tikal 600 años antes de Cristo y durante los siguientes 1500 años fue un importante centro religioso, científico y político. El rasgo más sobresaliente de Tikal son sus elevados templos de empinados muros, que llegan a superar los 44 metros; pero lo que realmente le diferencia de Chichén Itzá, Uxmal, Copán y la mayoría de los grandes asentamientos mayas, es el hecho de encontrarse inmersa en el corazón de la selva.
LLámanos ahora