Costa del Pacífico.


Especialistas en viajes a Guatemala.


T Esta región, conocida por sus largas playas de arena negra, la flora de los manglares y las tortugas desovando de septiembre a enero, la comprenden los departamentos que dan a Guatemala salida al Océano Pacífico: Escuintla, Suchitepequez y Retalhuleu.
Más de 30 volcanes contribuyeron a la formación de estas majestuosas playas de arena negra. La costa resulta excelente para la pesca deportiva durante todo el año,  sobre todo de pez-vela. El clima es cálido y húmedo, ideal para practicar deportes acuáticos.
Escuintla, llamada la "Ciudad de las Palmeras" y famosa por sus playas, es la puerta al Océano Pacífico. En artesanía destacan los trabajos en madera, metales, cestería, cuero y cerámica.
Suchitepequez:  Entre los atractivos turísticos de este departamento se encuentra la ciudad de Mazatenango, especialmente durante el mes de febrero cuando se celebra su alegre fiesta de Carnaval. También se puede apreciar su fervor religioso en la representación en vivo de la pasión de Cristo todos los Viernes Santos en San Antonio de Suchitepequez.
Suchitepequez cuenta también con atractivos naturales como ríos y playas, especialmente en los municipios de Patulul, Santa Bárbara y San Juan Bautista, donde también se puede disfrutar de las pozas que se forman a lo largo del cauce del río Madre Vieja.
Retalhuleu, la “Capital del Mundo”, como la llaman sus pobladores debido a la riqueza de sus recursos, hospitalidad de su gente y exuberancia de su naturaleza, está bañada por una gran cantidad de ríos. El mayor atractivo de esta calurosa y húmeda tierra lo constituyen sus playas, como Champerico y Tulate, Playa Grande, Playa La Verde, Lago Ocosito, Playa Río Samalá, Laguna El Tigre, etc. Otros atractivos son la Cueva del Encanto, excelentes balnearios con piscinas y hoteles, así como uno de los más importantes y completos parques de diversiones de Centroamérica:  Xetulul y Xocomil del IRTRA.
Importante es el sitio arqueológico de Abaj Takalik, manifestación de la cultura prehispánica y que fuera habitado en una época anterior a Tikal. Allí se encontró, en un observatorio astronómico construido hace 1.800 años, la tumba real más antigua del impero maya. Es muy famoso por sus “barrigoncitos”, esculturas de personajes de baja estatura. Algunos se encuentran entre las fauces de animales igualmente realizados en roca.
En este departamento se encuentran descendientes mayas k'iche'es y kaqchikelesque conservan muchas de sus tradiciones.
LLámanos ahora