Fortín Boquerón.


Especialistas en viajes a Paraguay.


El departamento de Boquerón es el más extenso de Paraguay y ocupa gran parte de la región occidental del país. 
La Guerra del Chaco (1932-1935) entre Bolivia y Paraguay fue el más sangriento, dramático y, además, inútil conflicto sudamericano del siglo XX, y tuvo como principal escenario estas tierras que durante la década de 1930 eran de las más inhóspitas del planeta. 
Los conflictos limítrofes con Bolivia, que existían desde siempre, tomaron fuerza por el control de la región del Chaco debido al valor estratégico del río Paraguay, que la surca. El dominio del río abriría la puerta al océano Atlántico al país que dispusiese de él, una ventaja crucial para los únicos dos países no costeros de Sudamérica – Bolivia y Paraguay- y una cuestión nacional para Bolivia, que había perdido el acceso al océano Pacífico en la llamada Guerra del Pacífico de 1879. El descubrimiento de yacimientos petrolíferos en la precordillera andina alimentaba, además, la hipótesis de que el Chaco podía albergar también reservas explotables.
Pero la chispa que encendió la hoguera no fue el petróleo sino el agua: En 1931, los paraguayos descubrieron una hermosa laguna en medio del territorio chaqueño, bautizada Pitiantuta o Chuquisaca, "un oasis en medio del desierto", y fundaron, a continuación, el Fortín Carlos Antonio López, cuya única importancia estratégica era que defendía una de las pocas fuentes de agua de la zona.
La Batalla de Boquerón
El Fortín fue ocupado sin mucho esfuerzo por un destacamento boliviano en junio de 1932. Sin embargo, los paraguayos contraatacaron el 16 de julio de 1932, batiendo a su vez en retirada a los bolivianos. La Guerra del Chaco había empezado. Diversos países neutrales intentaron preservar la paz, pero los enemigos ya se aprestaban para la primera gran batalla: Boquerón, una de las más importantes y cruentas batallas libradas durante esta guerra. 
Los bolivianos resistieron bravamente durante 20 días, pero terminaron rindiéndose al agotárseles las reservas de municiones, agua y alimentos.

La Guerra
Durante tres años, 250.000 soldados bolivianos y 150.000 paraguayos se enfrentaron en los cañadones chaqueños, pero no sólo las balas fueron las que causaron muerte y dolor sino también el hambre, la sed y la malaria.
A pesar de que el ejército boliviano era más numeroso y mejor equipado, lentamente al transcurrir la guerra, los paraguayos fueron capaces de expulsar en casi su totalidad al ejército invasor.

Visita
Visitando el Fortín Boquerón, en medio de la nada, uno puede imaginar vívidamente lo que fue la llamada “guerra de la sed”, en la que perdieron la vida unos 100.000 combatientes.

Es impracticable en la breve época húmeda, pero muy recomendable para viajeros que quieran ver cosas diferentes.
LLámanos ahora